Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Ella, Él, el Bosque y la Casa de tejas marrón chocolate

Imagen
Ella, Él, el Bosque y la Casa de tejas color chocolate © Laura Mª Rivas Arranz
Fotografía de portada: mrshruby (morguefile.com)
Relato incluido en De ciudades y sombras. Núm.. de inscripción en el Registro de la Propiedad intelectual: 00/2011/4560
Todos los derechos reservados

Ella, Él, el Bosque y la Casa de tejas marrón chocolate
—¿Subimos a una barca? Le respondo que me pido los remos, o uno de los remos si es que también él quiere remar. Quiere. Redoblan los zapatos sobre el embarcadero breve de maderas viejas. Entre tablón y tablón asoma el río. Él camina ya firme sobre la barca. Yo, con medio cuerpo aún en tierra, ausculto a través de la suela del zapato la agitación del río bajo la popa. No sé flotar. Si volcáramos, ¿sabría él desenredarme del río? Me sonríe, y le sorprendo un destello color agua dentro de los ojos. Me agarro a un remo y se lo clavo con fuerza al río. El agua nos empuja lejos. Volvemos a clavarle los remos, y el río nos despide hacia lo más hondo. Las orillas se nos a…

Mensaje en una tostada

Imagen
La cocina de juguete rota le pesa tanto al fondo de los pulmones, que no ha encontrado más alivio que tratar de repararla. A vida o muerte; no hay más solución.

Vera se arma de un destornillador, dispuesta a despanzurrar la cocina volcada patas arriba sobre la mesa.

Si hubiera sabido que los niños iban a romperla no se la habría dejado… Brutos más que brutos… Anda que no jugó ella de pequeña y nunca la rompió. Y en un momento ahora, los niños van y la rompen.

La tapa de plástico cede. Vera encuentra enseguida la rebanada de juguete que los niños han forzado hasta colarla por la rendija del tostador… Brutos más que brutos…

Mira el revoltijo de cable bajo los fuegos de la cocina. Allí atrapado asoma un papel. Lo extrae con cuidado, y lo contempla...

Un papel viejo; cuadriculado; medio pintado de marrón; y mal recortado con forma de tostada.

Es suyo. Tiene que serlo. Un día, hace tanto que ni se acuerda, debió de dibujar mal una tostada, la recortó peor, la metió por la rendija del tostador…