Expediente X: This, episodio 2 temporada 11


Expediente X ha crecido tanto que se ha hecho mayor. Sus guionistas, sus directores, sus protagonistas, sus seguidores, todos somos más viejos. Scully y Mulder también.

En “This” deambulan por un cementerio en la oscuridad de la noche. Pero esta noche no les persiguen ni los vampiros ni los zombis. Esta noche, entre las tumbas de personas que conocieron, les persiguen la nostalgia y el asombro :

—Todo lo que teníamos ha pasado. ¿Cómo ha podido ocurrir? —exclama Mulder.



“¿Qué nos ha pasado?”, se preguntará Skinner poco después…

Al oscuro paseo entre tumbas y nostalgia le sigue una preciosa mañana luminosa, y Scully y Mulder bromeando y comiendo muffins en un cibercafé.

Existe la muerte, la oscuridad, las pérdidas pero también los días soleados, muffins deliciosos, cafés compartidos, chistes muy tontos que increíblemente nos curan tanto de todo que habría que investigarlos.

El episodio se construye sobre estas contraposiciones desde el comienzo. El sueño relajado de los dos agentes, la tranquilidad que respiran en su casa, serán destruidos pasto de las balas y el caos.



La calma y el caos, la oscuridad y la luz, la vida y la muerte, la realidad y la simulación.

La vida a veces es tan sombría que se nos olvida el sol. Por eso Langly, que lleva muerto dieciséis años, telefonea a Mulder y nos llama la atención a todos. Es verdad que el paraíso podría ser ese lugar donde nadie muere de cáncer ni de alzheimer. Sólo de imaginarlo dan ganas de mudarse allí. Pero el muerto nos avisa: la luz del sol allí no calienta ni hay sueños que perseguir. En este mundo nuestro hay cáncer, alzheimer, muerte, oscuridad, incertidumbres pero también sol y sueños.



Desde su vida simulada, Langly nos llama por teléfono a todos para advertir también de los peligros de la esclavitud, de estar sometidos a la voluntad, intereses, caprichos de otros. Sin libertad la vida no es auténtica. Y vivir una vida simulada es peor que morir.

La gran pregunta que nos hace Langly es ésta: “¿Sois reales y yo no?”


¿Somos reales? ¿vivimos una vida simulada? ¿somos libres? ¿perseguimos sueños? ¿nos templa el sol los ánimos cada mañana?

La oscuridad nos acecha. Esa misma oscuridad que disuelve el bar de mala muerte donde Scully ha dormido hecha un ovillo.




Para qué negar que siempre se cierne sobre nosotros un fondo negro...

Y aún así, qué bonito el sol, los sueños, un café, los muffins, los chistes, la risa…

"Esta" es la reflexión que nos deja el episodio “This” de Expediente X: preguntarnos al son del California sun de Los Ramones si estamos verdaderamente vivos...

¿Lo estamos?



Comentarios

Entradas populares de este blog

Más allá de la Via Láctea

El día que se rompió el planeta

NO