Alien in love

ALIEN IN LOVE

ALIEN IN LOVE


DATO NÚMERO 1

La Fundación sin ánimo de lucro de Investigaciones Parapsicológicas tiene su sede muy cerca de mi casa, donde la avenida de los Novios cruza la calle Oscura.
 

DATO NÚMERO 2

Hace aproximadamente un mes, entró por mi ventana una octavilla envuelta en ráfagas de viento de Poniente. Era una alerta a la población en letras muy negras, mayúsculas y sombrías:
 
El planeta tierra está infestado de alienígenas. No han venido en son de paz. Su primigenia misión de someter el mundo entero ha fracasado a la luz de nuestro sol y la presión de nuestra atmósfera. El planeta Tierra es tan impredecible que tampoco ellos lo pueden dominar. La estrategia alienígena ha dado por tanto un vuelco irrevocable de lo global a lo individual. La meta existencial del alienígena no es otra ahora que someter hasta la esclavitud al ser humano que habite en su entorno más cercano.
 
El peligro para todos nosotros es extremo debido a la invisibilidad de su presencia en el planeta. Ellos se parecen a nosotros. Respiran igual que nosotros. Lloran como nosotros. Se diría que son idénticos a nosotros si no fuera porque ríen y aman como alienígenas.
 
Desde su llegada al planeta tierra, la mayor desgracia que puede acaecer a los humanos es atraer el amor de un alienígena. No hay nada comparado al peligro de muerte que significa para cualquier humano el alienígena enamorado. Porque la relación nunca será de igualdad.

Tras la conquista, el alienígena procederá lentamente a la destrucción y vaciado de la víctima de su amor. Las palabras de amor, cuidado y protección de un alienígena enmascaran una tajante desaprobación de todo destello de libertad y talento en la víctima de su amor. Las frases amorosas de un alienígena son un certero misil contra los valores, los sueños, las ilusiones de la pobre y desafortunada presa de su amor. El ser humano caído bajo la dominación de un amor alienígena va irremediablemente distanciándose de amistades, aficiones, familia, valores, sueños, ilusiones...
 
Una vez devorada la voluntad de su víctima, su capacidad de pensamiento y su libertad de decisión, el alienígena enamorado tomará absolutista todas las decisiones. El ser humano y el alienígena volcarán sus vidas en el cuidado y bienestar del alienígena. En la oscuridad del cubil alienígena, el ser humano perdida ya toda referencia de sí mismo se entregará voluntariamente a la esclavitud.
 
Es difícil rescatar a la víctima de un alienígena enamorado. Pero no imposible.
 
Lo recomendable en cualquier caso es la prevención.
 
Las bromas, la risa, el sentido del humor de un alienígena son destructivos por definición. La risa alienígena siempre lleva una carga de fondo que al instante o con retardo de temporizador volará en pedazos a alguna persona. Ése es un indicio que nos puede servir para identificarlos, expulsarlos de nuestras vidas y prevenir la desgracia.
 

DATO NÚMERO 3

La octavilla me dio tal miedo que la oculté en el cubo de basura.
 
Desde entonces pienso mucho en Rebeca. En la transformación que se operó en ella desde que empezó relaciones con el pastelero de la confitería La Zalamera. Cambió su forma de vestir y sus hábitos horarios. Recuerdo con aprensión que al escribir le cambió un poco hasta la forma de la letra. Contrajo problemas de ansiedad y hasta le salió alguna que otra calva entre el pelo. Nos culpó de todo a nosotros. Su distanciamiento familiar ha crecido sin pausa hasta la mayor de las traiciones.
 
No sé ni cuántas veces mirar a Rebeca me ha hecho acordarme de La Invasión de los ladrones de cuerpos. Y ni aún así me alarmé. Hasta que la octavilla de letras negras, mayúsculas y sombrías ha entrado por mi ventana, no me alarmé.
 

COROLARIO

A la vista de los datos algo tendré que hacer.
 
Da tanto miedo que la realidad se parezca tanto a una ficción de terror... Pero algo tendré que hacer.


©Laura Rivas Arranz
Ilustración de portada: wintersixfour (morguefile)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Don Quijote contra las píldoras blancas

Manual para una despedida

Noche de fantasmas