Órbita marciana


ÓRBITA MARCIANA

El 19 de noviembre, la sonda espacial MRO orbita Marte en un cielo color caramelo. A quinientos millones de kilómetros de allí, Ingrid  sale a llorar al jardín. Lleva zapatillas y el abrigo sobre el pijama.  Quinientos millones de kilómetros por encima de ella, la sonda espacial cumple órdenes de calibrar el instrumental de la cámara. Desde la órbita marciana, captura un hermoso y azulado instante del planeta tierra. El mismo instante en el que Ingrid camina sin que la asusten el frío, la oscuridad ni la niebla hasta la mata de hierbabuena, y contempla entre lágrimas un cielo amoratado.

©Laura Rivas Arranz
Fotografía: twit de @NASASolarSystem publicado el 6 de enero de 2017

Comentarios

  1. Buen micro, Laura. La realidad tiene muchas aristas. Me recordó a cuando Carl Sagan hablaba de ese punto azul pálido refiriéndose a la Tierra. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Lorena, gracias por leerlo y por el comentario ( tenía los comentarios por ahí perdidos, que no los había visto :o Besazo :)

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Don Quijote contra las píldoras blancas

Manual para una despedida

Noche de fantasmas