Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Lo que digan los artificieros

Imagen
LO QUE DIGAN LOS ARTIFICIEROSCuando los artificieros dictaminaron que el costurero de la bisabuela era una bomba, me dio la risa. 

La primera vez que explotó y me voló un día entero, caí en crisis de llanto. De los artefactos explosivos parentales no te puedes desatar.

Ahora sigo al milímetro las recomendaciones de los artificieros. 

Qué otra cosa puedo hacer... 

Y con todo, explota. 

A veces, el costurero explota.

Y me vuela días enteros. 

Yo recojo los restos de mis días muertos, procuro aprovechar con discreción los demás, y sigo al milímetro las recomendaciones de los artificieros. 


©Laura Mª Rivas Arranz
Fotografía: Fclaria (morguefile.com)


Precipicios de interior

Imagen
PRECIPICIOS DE INTERIORSalí de casa con el optimismo absurdo que incubo siempre al final de los fríos. Del invierno quedaba apenas alguna rama desnuda en plataneros perezosos.
Lo primero que noté fue que perdía pie y todo contacto con el firme de la calle. Comprendí que el suelo se había abierto bajo mis pies.
Aquel lunes, alrededor de las once, con la ciudad llena de sol y de olor a bosque, caí en el agujero.
Nos habían avisado de la extraña epidemia por televisión, por internet, por radio. Recomendaban que nos moviéramos con precaución. Pisando sólo tierra muy firme. 

Como si fuera tan fácil.
Mientras caía no tuve miedo. Sólo recuerdo incredulidad. Lo que hasta ahora siempre le había pasado a otros me estaba ocurriendo a mí.
Ahora habito como puedo este subsuelo húmedo y oscuro.
Allí arriba, donde el aire y el sol, se ha quedado algo parecido a mí que no puedo ser yo porque yo estoy aquí abajo.
Mi familia, mis amigos me hablan como si estuviera normal. Pero estoy abajo. Donde ni el a…

Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible de Constance de Salm

Imagen
Una novela sobre los peligros del monólogo en el amor.
Un adiós pronunciado con prisas por el amante de la protagonista es el pistoletazo de salida para una carrera desbocada de cuarenta y seis cartas sin respuesta dirigidas al hombre amado.
En el silencio de la ausencia, “la joven dama” va descubriendo/construyendo una realidad en la que se va ahogando.
“Vuestra ausencia, vuestro silencio, son inexplicables”
Lo único claro de estas cuarenta y seis cartas sin respuesta es que entre monólogos el amor se destruye. El silencio es contrario al amor. Si uno tiene que hablar solo, si no hay diálogo, el amor salta por los aires.
De los despojos del amor también trata esta novela. De los celos, del control, de la pérdida del orgullo, de perder la independencia y hasta la vida propia.
“No he conseguido dibujar dos trazos seguidos, y vuelvo a ti. Si bien es cierto que las Artes exigen un corazón ardiente, también requieren una mente libre.”
Las relaciones entre la imaginación y el amor también s…