El sentido del viento

 
El sentido del viento
 

El sentido del viento

Por más que el sol brille sobre la ciudad, la calle Laguna discurre siempre entre sombras, angosta, retorcida, sin encanto, expuesta al capricho de los vientos.

A Cloe le gusta caminar por la calle Laguna. A la altura del número cuatro, a eso de las dos y diez, suele resignarse a los rizos desordenados que le impone el aire. Nota que el corazón late más rápido, que el estómago encoje, se engaña explicándose que desde el café de las once no ha vuelto a comer nada, y no pierde de vista la esquina por la que va a aparecer él.

Nil aprieta el paso. Va con retraso y quiere llegar a tiempo a la calle Laguna. Dobla la esquina. Ahí está ella. Se aclara la voz a la altura del número siete, como si hoy por fin fuera a atreverse a cruzar la calle y decirle algo.

Se miran.

Me la voy a jugar y afirmo que sonríen. Con una sonrisa más de mirada que de labios. Una sonrisa que se siente más de lo que se ve y que no deja indicios ni forma material de probarla... Pero de lunes a sábado, a eso de las dos y diez, Cloe y Nil se buscan desde hace meses en la calle Laguna.



©Laura María Rivas Arranz
Fotografía: hotblack (morguefile.com)

Miro a Cloe, miro a Nil y no tengo claro qué les va a pasar. 

Como creo que el punto de vista del lector es tan determinante o más que el del escritor, os lo pregunto, a ver si entre todos encontramos la continuación –si la tiene– de esta historia.


¿Seguirán caminando solos por la calle Laguna hasta que vire el viento y desaparezcan para siempre en diferente dirección? 


¿Tal vez Cloe o tal vez Nil darán algún paso en contra del viento, se saldrán de su camino de cada día y se encontrarán? 


¿Qué opináis? ¿Continuará la historia o no?


La escribiré siguiendo lo que digáis. ¿La escribimos? ¿Participas? Sonrisa



Así continua El Sentido del Viento. Mil gracias a los participantes!!. Pincha aquí para conocer el desenlace: 

Comentarios

  1. Y si entra un tercer elemento en acción?
    Besines, Laura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el tercer elemento!! Muy cierto. También puede entrar un tercer elemento. Otro personaje, otro fenómeno atmosférico a favor o contra el viento... Se abren posibilidades ¡Gracias por participar, Carmen! Y si quieres dar más detalles del tercer elemento, el bosque entero te espera, ya lo sabes ¡besos! :)

      Eliminar
  2. Ay, si es que se me da fatal inventar, soy tan poco imaginativa... El caso es que aunque ha sido muy breve a mí me ha gustado así como está y la última frase me parece muy buena como final.
    Pero por otra parte me da penita no darles la oportunidad de conocerse de verdad. ¿Y un encuentro casual en otro escenario para que se atrevan a hablarse allí? Me da que si se dirigen la palabra en la calle Laguna se para hasta el viento y se rompe la magia.
    Y por cierto, las sonrisas de verdad son siempre con la mirada. Las de labios casi siempre son sonrisas tristes (o de compromiso).
    Ya nos contarás que haces con Cloe o Nil si es que haces algo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismito que a ti me ha pasado con Cloe y Nil. Iba a ser más largo pero al llegar a esa frase me quedé parada y me dije: ay dios, que a mí me da que el cuento se acaba aquí. Y como a ti me empezó a dar mucha pena. Me encanta esto:

      "Me da que si se dirigen la palabra en la calle Laguna se para hasta el viento y se rompe la magia."

      :) Pienso igual. En caso de que siga la historia, en la calle Laguna no va a poder ser. no, no, estoy de acuerdo

      Es verdad que las sonrisas de mirada son las de verdad.

      Un besazo, Lorena. ¡Y muchas gracias!

      Eliminar
  3. maria moreno maldonado26 de agosto de 2015, 1:01

    Y si sigues con un simple hola...a ver que surge...en la calle Laguna o donde creas oportuno...abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Maria!! Me apunto lo del "hola" aunque ya te digo yo que ese simple "hola" es difícil y el que de los dos se atreva a decirlo, lo pronunciará con miedo. Con mucha esperanza, pero también con una punzada de miedo. ¿Cual de los dos será más valiente? ¡¡Mil gracias por leer y por participar!! Un besazo, Maria!!

      Eliminar

Publicar un comentario

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Manual para una despedida

Noche de fantasmas

Alien in love