FELIZ AÑO

Se termina el año y lo de cambiar de dÍgito afecta. Miras al dos, al cero, al uno, sobre todo al cuatro — que se va — y no sabes qué pensar. ¿El año que viene será mejor? De siempre un cinco es mejor que un cuatro… Pero es difícil fiarse de un número nuevo y nos damos ánimo haciendo acopio de supersticiones de buena suerte… 
 
Que si uvas obligatorias, que si ritmo de deglución al compás de unas campanas, que si color rojo… Toda precaución es poca… 
 
Dos mil catorce me lo guardo en el álbum de recuerdos con sus tristezas y alegrías, sus sorpresas y decepciones, sus presencias y sus ausencias.  
 
Quiero daros las gracias por estar ahí y por hacer este año difícil un poco más fácil. Mil gracias a todos por hacer realidad el sueño de mi primera novela, por el cariño con el que habéis acogido mis historias y por las toneladas de ánimo que me regaláis.
 
 
Un beso grande y el deseo de que 2015 sea un gran año para todos.
 
¡Gracias!
 

Comentarios

  1. Un placer seguirte y crecer como persona con tu prosa poética en mi prosaica vida.
    Seguiremos en 2015 haciéndonos la vida un poca más fácil.

    ResponderEliminar
  2. ¡Xavi, muchísimas gracias! :) Feliz año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la vida no fuera prosaica ni tú ni yo visitaríamos los bosques, Xavi!

      Eliminar

Publicar un comentario

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Manual para una despedida

Noche de fantasmas

Alien in love