Refugio antiaéreo



Algunos días parece que una bomba nuclear ha estallado en el barrio. Esos días cuesta salir a la calle porque las aceras, los edificios, las tiendas, la gente, el propio cuerpo están radiactivos y enfermos. Para esos días —creo yo— se inventó la escritura.

Escritura de batalla si el ánimo está valiente; escritura de derrota si el ánimo está desaparecido.

Ya pueden gritar las sirenas avisos de bomba. Yo también escribo.


Copyright: Laura Mª Rivas Arranz
Fotografía: mzacha (morguefile.com)

Comentarios

  1. Siempre he pensado que de los momentos más tristes surgen los escritos más hermosos. Supongo que es lo que tú llamas escritura de derrota. En eso consiste la vida, ¿no? En hacernos supervivientes de derrotas y salir de los escombros un poquito más fuertes y un poquito más sabios.
    Un beso, Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Salir de las derrotas más fuertes y más sabios. Y también, como tú, creo que la "inspiración" por llamarla de alguna manera, se lleva mejor con las tristezas que con las alegrías. La alegría se disfruta, se vive, de ella no se quiere nadie salir, cuando la sientes no tienes tiempo para escribir ni falta que hace. La tristeza es otra historia... Un besazo!! Y gracias por la visita :)

      Eliminar
  2. Si el cuerpo está enfermo, primero cuidarlo. Pero con el ánimo un poco dolorido pueden salir las más bellas palabras...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo, Carmen. Y como el ánimo anda dolorido con relativa frecuencia, a la escritura le va bien... No hay mal que por bien no venga, aunque no sé yo... Besos para ti también, Carmen!!

      Eliminar
  3. Me imaginé lo siguiente: Refugio antiaéreo - en un microrelato

    "Traspirando, con las sirenas de la crítica destructiva en mis oídos y las bombas de la indiferencia y sinrazón próximas a detonar en mi alma, me encerré en el refugio antiaéreo de mi Yo".

    Jorge Mercado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Mercado, muy bueno tu micro, me ha gustado mucho. Y cuánforas te entiendo. Qué sería de mi sin mi refugio antiaéreo interno. Gracias por comentar y aportar tu cuento, saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Valentina está decidida a matarse

Manual para una despedida

Noche de fantasmas