Zona catastrófica (o que te den, Oscuridad)

zona catastrofica

Vino el agua y se lo llevó todo. O a lo mejor no fue el agua y la tierra tembló. O explotó una bombona. O fue que estalló una guerra… No me acuerdo bien.
 
Mi mundo saltó por los aires. Eso sí lo sé.
 
Fue hace unos años. Dos o tres. Casi cuatro. Fue hace cuatro años.
 
Cuatro años ya…
 
Tiempo suficiente para arremangarse, reconstruir y seguir adelante. Lo sé.
 
Pero yo sigo aquí. Habitando como puedo esta vida en ruinas. Sorteando escombros, apartando cascotes para abrir camino y salir de casa por la puerta de atrás.

En la calle hace calor y huele a primavera. Camino por la acera de la sombra. Los demás van por el sol.
 
No es verdad.
 
Hay más gente caminando conmigo por la sombra. Una niña empuja un carrito de juguete por detrás de mí. He tenido que quitarme de delante para que no me atropelle. Va tan concentrada en su bebé de plástico que ni me ve.
 
Quizá no me ven…
 
Tanto ir de alma en pena por la vida me ha convertido en un fantasma de otra dimensión tristona y oscura…
 
—¡Hola!
 
Me saludan luego me ven.
 
Es un vecino. Y me habla alegre.
 
¿Cómo puede sonreír así? ¿Es que él no tiene escombros en casa?
 
Puede que no.
 
O puede que sí.
 
Me doy cuenta de que también he dicho “hola” sonriendo y con el timbre de la voz alegre…
 
¿Cómo puedo sonreír así?
 
Debe de ser este sol; que quita las ganas hasta de no vivir.

Copyright: Laura Mª Rivas Arranz
Fotografía de portada: Pippalou (morguefile.com)


rompe publi gracias1000
Descarga gratuita de la novela “Rompecabezas” aquí: http://www.literanda.com/librerias/autor/narrativa-contemporanea/rivas-laura/165-rompecabezas

Comentarios

  1. Es verdad que hay momentos de la vida en que parece que la felicidad de los demás ofende. Como si el mundo tuviera que detenerse ante nuestras desgracias.
    Ya echaba de menos algún relato tuyo. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque luego termines dándote cuenta que ni la tristeza es tan total ni la felicidad tampoco. A veces el problema es ver la vida en claves de todo o nada y a veces la felicidad es sólo cuestión de empeñarse en salir al sol. ¡¡El pájaro verde, gracias por la visita y por dejar tus impresiones!! Besos para ti también!

      Eliminar
  2. Casi todos tenemos escombros escondidos en casa, o vivimos en edificios semiderrumbados por dentro. Pero al mundo mostramos nuestra luz, nuestra sonrisa ... que nos ayudan a seguir.
    Un abrazo, Laura, y muchas gracias por tus visitas y tu bienvenida!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Y ahí vamos adelante entre sonrisas y escombros... Muchas gracias a ti, Carmen por venirte al bosque. Un besazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Manual para una despedida

Noche de fantasmas

Alien in love