Diario de la niña chica: Soy Mala

Siempre he querido tener un diario. Se lo he pedido muchas veces a mis padres; muy seria y con las manos a la cintura. Me parece que en esta postura abulto más y me hacen más caso. Pero se ríen desde arriba (es que son muy altos), y me dicen que para qué lo quiero si no sé escribir.

Y es verdad que no sé escribir. Las bes me salen hechas unos churros y las eses del revés, pero y qué. Como si todos los que escriben supieran escribir.



En mi carpeta de pegatinas tengo hojas de una libreta rota, y están llenas de letras que me invento yo. Y leo en ellas lo que quiero y como yo quiero, y a mí me parece bonito.


Mi hermana, que también es muy alta, no tanto como mis padres pero casi, me prometió que me regalaría un diario. Pero fue antes de que empezara a tener novio. 

Desde que tiene novio casi nunca está en casa, y cuando está no se la puede molestar porque siempre anda enfadada o llorando. No tengo muchas esperanzas de que un día vuelva a verme a mi habitación para darme el diario.

Como está claro que tengo que arreglármelas yo sola, he cogido mi ordenador de Bob Esponja, me he puesto a teclear letras, que es más fácil que dibujarlas a lápiz, y he empezado esto que yo creo que va a ser mi diario.

SOY MALA


Soy tan mala que los Reyes no me han dejado ni un poco de carbón dulce, y lo que me han traído parece que se lo hubiera pedido Lorena, mi profesora de infantil: un puzzle de letras, un juego rollo del cuerpo humano, y lo único que está un poco mejor es una bola del mundo que habla: Yo le cuento mis cosas y ella me responde que en Alaska hay seiscientos veintiséis mil novecientos dos habitantes. Siempre me dice lo mismo, así que creo que me han traído una bola del mundo tonta.

Cuando papá me ha visto seria me ha reñido. Dice que hay niños que no tienen juguetes y que soy una egoísta mimada. Así que soy mala y egoísta y mimada.

A lo mejor por eso nunca me ha tocado a mí la sorpresa del roscón. Este año le ha tocado a Papá. Un duende algo feo pero con un gorro muy bonito. Y no me lo ha querido dar. Dice que va a ser su amuleto de la suerte, porque este año nuevo va a necesitar mucha suerte.

A mí me parece que la que más necesita la suerte del duende es abuela. Siempre está triste, sentada en el sillón de la salita, mirando una mancha pequeñita con forma de ratón que hay en la pared. Abuela ya no quiere casi nunca venir al parque a jugar conmigo. Y cuando de pronto le apetece y yo le digo que vale, no nos dejan salir solas a la calle

Más de la niña chica:
Diario de la niña chica 2ª parte: No pienso tener novio jamás

.Safe Creative #1201170929781


El blog de la nina chica by http://blogninachica.blogspot.com/ is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

© Laura Mª Rivas Arranz
Todos los derechos reservados

Comentarios

  1. Llego de casualidad y me encuentro con esto. La verdad, resulta refrescante e ingenuamente maduro aunque quizá un pelín relamido. No obstante es sólo una opinión personal y el resultado es que es muy agradable de leer y muy tierno. Felicidades y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José A. Muchas gracias por pasarte y por tu comentario.

      Agradezco mucho tu opinión, que encima es la opinión de un colega, me apunto todo. Tendré muy en cuenta también lo de relamido para corregirlo si puedo en futuras entregas. Otra vez gracias y saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Valentina está decidida a matarse

Robo en la biblioteca

Alien in love