La edad de la razón


Va a ser cierto que los siete años son la edad de la razón.

Con siete vas nada más y nada menos que a segundo de primaria, y molesta bastante que te lleven de la mano, y que te den órdenes todo el tiempo, y que te propongan actividades para bebés; ¡qué se habrán creído!

Con siete la boca empieza a llenarse de dientes permanentes y la cabeza de ideas inquietantes:

Con siete sabes lo que es morirse y también que no te gusta.

Con siete sabes lo que es ser viejo y que tampoco te gusta.

Con siete cuentas a todos, entre cucharada y cucharada de por ejemplo una tarta helada de vainilla, que quieres ser niña y que también quieres ser joven pero que no quieres ser vieja. Y, como si tuviera algún remedio, vuelves a hundir la cuchara en el helado de vainilla: ¡Esta tarta está tan rica!

Va a ser cierto que los siete años son la edad de la razón.


Fotografía:by phaewilk

Comentarios

  1. Hola linda!
    No sé si es cuento o reflexión... Pero me parece que la idea de que ellos ya sepan a los siete lo que es envejecer y morir, y aún sigan con la fantasía, con la inocencia, es algo hermoso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. hola Esciam! Pues sí, yo tampoco sé muy bien lo que es esto, supongo que más reflexión que cuento. (la niña del texto existe y se comió la tarta diciendo eso como si tal cosa)

    Y justo es eso que dices, la capacidad enorme que tienen los niños para asumir los grandes dramas y a la vez vivir el momento y ser felices aquí y ahora. Esa capacidad de estar presentes la vamos perdiendo con la edad. Muchos dicen: es que los niños no lo entienden del todo, pero ¿quién lo entiende?

    Los mayores tenemos mucho que aprender de los niños.

    Saludos, Esciam y ¡muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En cuanto lea lo que has escrito te contesto. Tu comentario tardará un poquito en aparecer en el blog. ¡Muchas gracias por comentar!

Entradas populares de este blog

Valentina está decidida a matarse

Manual para una despedida

Noche de fantasmas